¿Por qué registrarte?

#CORAZÓN #FACTORESDERIESGO #INFARTO

Depresión y ansiedad tras un infarto, ¿aumentan el riesgo de muerte?

Un estudio evalúa la posible asociación entre la angustia emocional sufrida después de un primer infarto de miocardio y la mortalidad posterior

Depresión
Guárdala

Comparte.

Cuando una persona padece un infarto de miocardio (IM) por primera vez, sufre un gran impacto en su forma de vida. Esa situación provoca alteraciones en su estado de ánimo, que pueden llegar a producir episodios de ansiedad y depresión en un alto porcentaje de pacientes. La angustia emocional no solo disminuye su calidad de vida, sino que también influye en su respuesta a la enfermedad.

En un reciente estudio, un grupo de investigadores suecos ha evaluado si existe alguna asociación entre la presencia de angustia emocional en pacientes que han tenido un IM y la mortalidad posterior por causas cardiovasculares y no cardiovasculares. Para ello, se recogieron los datos de 57.602 pacientes en los que se valoró la depresión y ansiedad a los 2 y 12 meses post infarto mediante el cuestionario de cinco dimensiones de calidad de vida europeo (EuroQoL-5D). En función del patrón emocional que presentaron, los pacientes se clasificaron en: a) persistentes: con episodios de depresión y ansiedad tanto a los 2 como a los 12 meses tras el IM; b) remitentes: sólo con angustia emocional a los 2 meses; c) nuevos: con síntomas depresivos en la visita de los 12 meses; o d) sin angustia emocional. Los pacientes se siguieron durante una media de 4 años.

Aproximadamente un 30% de los pacientes que sufren un infarto de miocardio por primera vez presentan síntomas de depresión y ansiedad

Aquellos pacientes con depresión y ansiedad de forma persistente durante un año presentaron un 45% más de posibilidades de morir por causas cardiovasculares que los pacientes sin angustia emocional (HR: 1,45; IC 95%: 1,17-1,80). Además, esos pacientes mostraron también una mayor tendencia a una muerte por causas no cardiovasculares, siendo un 54% más propensos que aquellos que no sufrieron episodios de depresión o ansiedad (HR: 1,54; IC 95%: 1,30-1,82).  Por otro lado, aunque los pacientes con nueva angustia emocional no mostraron un mayor riesgo de muerte por eventos coronarios, sí presentaron una tendencia mayor a morir por causas no cardiovasculares con respecto a los pacientes sin problemas emocionales (HR: 1,46; IC 95%: 1,16- 1,84).

Después de sufrir un evento cardiovascular, los pacientes necesitan la ayuda de profesionales sanitarios, tanto desde el punto de vista físico como psicológico. La identificación de subgrupos de personas con angustia emocional tras un IM puede ser una herramienta útil para realizar un seguimiento más personalizado y recibir un tratamiento específico.

Referencias

1. Lissaker CT, Norlund F, Wallert J, Held C, Olsson EM. Persistent emotional distress after a first-time myocardial infarction and its association to late cardiovascular and non-cardiovascular mortality. Eur J Prev Cardiol. 2019:2047487319841475.

 

COMPARTE LA NOTICIA: Guárdala
Acceso a todos los contenidos. Formaciones acreditadas. Consulta y descarga de publicaciones médicas
¿Por qué registrarte?

Accede

Entra en tu cuenta personal de La RED para ver tus documentos guardados y poder leer todos los contenidos.


Close

Regístrate ahora

para que siempre recordemos tus preferencias y accede además a todos los contenidos, incluidos artículos científicos y formaciones científicas.

¿Por qué registrarte?
Close

Restaurar contraseña

Introduce el e-mail con el que te registraste y recibirás instrucciones para recuperar tu contraseña.

Close

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.