¿Por qué registrarte?

#CARDIOLOGÍA #ACCIDENTECEREBROVASCULAR #INFARTO #RIESGOVASCULAR

Un estudio asocia dormir la siesta con la reducción de eventos cardiovasculares

Estudiar las siestas es un campo prometedor con una gran implicación para la salud pública

siesta reducción riesgo cardiovascular
Guárdala

Comparte.

Las personas que duermen la siesta una o dos veces por semana parecen tener un menor riesgo de padecer un evento cardiovascular. Así lo sugiere un estudio publicado en la revista Heart en el que participaron 3462 pacientes sin evento cardiovascular previo durante 5,3 años.

El efecto de las siestas ha sido un tema muy discutido en los últimos años, pero la mayoría de los estudios previamente publicados no tenían en cuenta la frecuencia de las siestas o se centraban únicamente en las muertes por enfermedad cardiovascular.

Con la intención de dar respuesta a estos problemas, un grupo de investigación en Suiza analizó la relación entre la frecuencia y duración media de las siestas con el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares fatales y no fatales, como infarto, ictus o insuficiencia cardíaca en 3462 pacientes.

El primer control de los pacientes involucrados en el estudio se hizo entre 2009 y 2012 en el que se recogió información relacionada con el sueño y los patrones de siesta de la semana anterior de los individuos y, posteriormente, se monitorizó su salud una media de 5 años.  

Estos datos recogidos demuestran que los participantes que realizan siestas frecuentes (3-7 por semana) tienden a ser de edad avanzada, de sexo masculino, fumadores, con mayor peso y duermen más por la noche. Además, reportaron más somnolencia diurna y apnea obstructiva del sueño más severa.

Esta asociación se mantuvo incluso después de tener en cuenta factores como la edad, la duración del sueño nocturno o el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Los resultados del estudio demostraron que realizar siestas de forma ocasional, de una a dos veces a la semana, está relacionado con una reducción de casi 50% en el riesgo de infarto, ictus e insuficiencia cardíaca en comparación con los participantes que no realizaban siestas.

Esta asociación se mantuvo incluso después de considerar factores potencialmente influyentes, como la edad y la duración del sueño nocturno, así como otros riesgos de enfermedades cardiovasculares, como los niveles de colesterol.

De todas maneras, hay que tener en cuenta que se trata de un estudio observacional y, por tanto, no puede establecer causalidad. Además, al no haber un test de referencia para definir y medir las siestas, los investigadores consideran que “aún es pronto para concluir sobre la conveniencia de la siesta para mantener una salud cardíaca óptima”.

Con todo, concluyen que “el estudio de las siestas es un campo desafiante, pero a la vez prometedor con una gran implicación para la salud pública. Si bien quedan más preguntas que respuestas, es hora de comenzar a revelar la implicación de dormir la siesta en el ámbito de las enfermedades cardiovasculares”.

Fuente: ScienceDaily

Estudio: BMJ Journals

COMPARTE LA NOTICIA: Guárdala
Acceso a todos los contenidos. Formaciones acreditadas. Consulta y descarga de publicaciones médicas
¿Por qué registrarte?

Accede

Entra en tu cuenta personal de La RED para ver tus documentos guardados y poder leer todos los contenidos.


Close

Regístrate ahora

para que siempre recordemos tus preferencias y accede además a todos los contenidos, incluidos artículos científicos y formaciones científicas.

¿Por qué registrarte?
Close

Restaurar contraseña

Introduce el e-mail con el que te registraste y recibirás instrucciones para recuperar tu contraseña.

Close

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.