¿Por qué registrarte?

#CARDIOVASCULAR #FACTORESDERIESGO #SEC

Un informe europeo recomienda actuar sobre los factores de riesgo reversibles para reducir el impacto de las enfermedades cardiovasculares

Esta es una de las principales conclusiones del mayor análisis europeo sobre enfermedades cardiovasculares, realizado por la SEC

factores de riesgo eventos cardiovascular
Guárdala

Comparte.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) siguen siendo la principal causa de muerte entre los 57 países miembros de la Sociedad Europea de Cardiología (SEC), según el reciente informe European Society of Cardiology: Cardiovascular Disease Statistics 2019. Dichas patologías suponen el 47% de las muertes en mujeres y el 39% en hombres.

No obstante, los estados con ingresos medios tienen que soportar mayores tasas de morbilidad y mortalidad debidas a ECV. El informe detecta, por ejemplo, más muertes prematuras (antes de los 70 años) y una mayor incidencia y prevalencia estandarizadas por edad de enfermedades coronarias e ictus en estos países respecto a territorios con más recursos.

Según Panos Vardos, responsable de estrategia de la Agencia Europea del Corazón de la SEC en Bruselas, la disponibilidad de tratamientos punteros e instalaciones modernas varía mucho entre países, de modo que los pacientes de países de ingresos medios tienen escaso acceso a ellos.

Los pacientes con enfermedad cardiovascular de países de ingresos medios tienen escaso acceso a tratamientos punteros e instalaciones modernas

Por su parte, el líder del equipo encargado del informe, Adam Timmis, afirma que poner el acento sobre los factores de riesgo reversibles, como la hipertensión, el colesterol y el sedentarismo suponen una gran oportunidad tanto para reducir la carga que provocan las ECV como las diferencias entre países.

En relación con los factores de riesgo, un estudio preliminar publicado en el American Journal of Cardiology relaciona el índice de masa corporal (IMC) con el éxito de las terapias para reducir los niveles de LDL-C. A través de un meta-análisis de 29 ensayos controlados aleatorios, los autores diferencian entre terapias de reducción de LDL-C más intensivas (como el uso de estatinas o inhibidores de PCSK9), y menos intensivas (con principios activos menos potentes o placebos). Los resultados revelan que los tratamientos intensivos tienen mejores beneficios clínicos en pacientes con un IMC normal (por debajo de los 25 Kg/m2).

Fuente: ScienceDaily, Sociedad Europea de Cardiología

COMPARTE LA NOTICIA: Guárdala
Acceso a todos los contenidos. Formaciones acreditadas. Consulta y descarga de publicaciones médicas
¿Por qué registrarte?

Accede

Entra en tu cuenta personal de La RED para ver tus documentos guardados y poder leer todos los contenidos.


Close

Regístrate ahora

para que siempre recordemos tus preferencias y accede además a todos los contenidos, incluidos artículos científicos y formaciones científicas.

¿Por qué registrarte?
Close

Restaurar contraseña

Introduce el e-mail con el que te registraste y recibirás instrucciones para recuperar tu contraseña.

Close

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.